/Movimientos sociales enfrentan al capitalismo verde en la Cumbre de Río+20

Movimientos sociales enfrentan al capitalismo verde en la Cumbre de Río+20

Anuncios
En el centro de Rio de Janeiro, a 40 km de la cumbre oficial, decenas de miles de indígenas, ecologistas y estudiantes se preparaban para marchar la tarde del miércoles en reclamo de soluciones concretas a los principales problemas de la Tierra.

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- La sesión de Alto Nivel de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible, también conocido como Río+20, quedó inaugurada este miércoles por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mientras decenas de miles de indígenas, ecologistas y estudiantes se preparan para marchar en reclamo de soluciones concretas a los principales problemas de la Tierra.

En su discurso inaugural el secretario general se mostro «satisfecho» con que las negociaciones hayan llegado a una conclusión «satisfactoria», y afirmó que «un histórico acuerdo está al alcance».

Ki-moon reconoció que el progreso desde la Cumbre de la Tierra en 1992 ha sido «demasiado lento». «El mundo está observando si las palabras se traducen en acciones» y acotó que «Río+20 no es un final, es un comienzo. Es hora de que todos pensemos globalmente y a largo plazo, empezando aquí ahora en Río, porque el tiempo no está de nuestro lado», añadió.

Al asumir la jefatura de la conferencia Rio+20, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró no tener duda de que los Jefes de Estado «estaremos a la altura de los desafíos que la situación global nos impone».Salvar la imagen o el planeta «Estoy confundida y enojada por el estado del mundo; quiero que esto cambie. ¿Están aquí para salvar su imagen o salvarnos a nosotros?», preguntó a los líderes Brittany Trifold, una neozelandesa de 17 años que con su discurso en la ceremonia de apertura buscó inspirar a los líderes y alentarlos a tomar acciones concretas que beneficien a la humanidad a largo plazo.

Un total de 86 jefes de Estado y de Gobierno participarán en la cumbre, que se extenderá hasta el viernes.

Luego de varios meses de discusiones, el pasado viernes concluyeron las reuniones sin lograr acuerdos y debido a eso Brasil asumió las riendas de las negociaciones y recién el martes se logró un texto final, aunque es criticado por ambientalistas y entidades de la sociedad civil por no contener los objetivos del Milenio.

No todos quedaron conformes con el texto, la comisionada europea para el cambio climático, Connie Hedegaard, publicó en su cuenta Twitter que «nadie en esa habitación donde se adoptó el texto estaba contento. Es débil. Y todos los sabían».

Por su parte, Meena Raman, de la organización Third World Network, denunció que «el documento no tiene la ambición necesaria para salvar al planeta o a los pobres. (…) Este resultado mínimo señala la falta de valentía política» de quienes lo adoptaron. De acuerdo a diferentes voceros, los asuntos más polémicos del documento fueron arreglados con textos conciliadores y sin muchas especificaciones.

Hubo diferencias en relación al fortalecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), que fueron sustituidas con una nueva redacción que no convierte a ese organismo en una agencia de medio ambiente, como esperaban los países de Europa occidental.

Otro punto que causaba fricciones era el de los «medios de implementación», es decir, los recursos necesarios para financiar los proyectos de Desarrollo Sostenible y la Transferencia de Tecnología. Los países de menores recursos propusieron la creación de un fondo con 30 mil millones de dólares anuales para apoyar la financiación de ayudas a estos países. En dicha propuesta se establecía que los fondos vendrían de múltiples orígenes, como privados y de instituciones multilaterales, pero el mismo no fue aprobado.

En relación a la Economía Verde el documento estableció que dicho término el documento reconoce que «existen diferentes abordajes, visiones, modelos y herramientas disponibles para que cada país, según sus circunstancias y prioridades nacionales, pueda alcanzar el desarrollo sostenible».

Algunos países pobres consideraron que el término «Economía Verde» pudiera ser una herramienta del capitalismo para apropiarse y comercializar los recursos naturales, como el agua y los bosques.Debates sobre el documento final

La firma del documento final será este viernes. Hasta entonces, está previsto que se establezcan mesas de debates, de las cuales pudieran surgir nuevos planteamientos que podrán ser incluidos en el borrador antes de su firma en la clausura de la cita.

La falta de compromisos concretos y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que sustituirán en 2015 a los Objetivos del Milenio tampoco están definidos en el borrador del texto final.

En el centro de Rio de Janeiro, a 40 km de la cumbre oficial, decenas de miles de indígenas, ecologistas y estudiantes se preparaban para marchar la tarde del miércoles en reclamo de soluciones concretas a los principales problemas de la Tierra.

Anuncios
Anuncios